lunes, 31 de octubre de 2011

Perro que ladra...


... “Algunos partidarios de Kirchner evocan que fue perejil de la Juventud Peronista, como si los alineamientos de treinta años atrás pudieran decir algo significativo sobre el presente. Prefieren no recordar el rol decisivo que tuvo en la década pasada para asegurar la privatización de YPF, cuando fletó el avión de la Gobernación santacruceña para asegurar que uno de sus diputados, que por un accidente tenía una pierna enyesada, llegara a tiempo a la sesión decisiva. Con las regalías atrasadas percibidas, efectuó colocaciones financieras en el exterior, lo cual prueba que no se quedó en el 70. Sus simpatizantes tampoco mencionan el lobby sobre el Gobierno nacional que Kirchner encabezó hace un año. (...) Fue el vocero de Repsol contra las retenciones a las exportaciones de hidrocarburos decididas en aplicación de la ley de emergencia económica. Ni siquiera los gobiernos liberales de México y Chile enajenaron la renta minera en forma tan irresponsable”.

Adivina, adivinador: ¿A qué periodista en vigencia pertenece este análisis realizado en enero del 2003?

a) Jorge Lanata
b) Horacio Verbitsky
c) Luis Majul

sábado, 22 de octubre de 2011

Bienvenida

En tiempos en que el peronismo (y progresismo) argentino estaba muy lejos de ser "nacional y popular", septiembre del '91, nacía esta revista con sede en la Escuela de Periodismo TEA. Veinte años después, regresa de la mano de su fundador: el periodista y escritor Carlos Ares, quién nos propone este interesante artículo para entender que diablos está ocurriendo con una profesión cada vez más alejada de su principal objetivo: informar.

sábado, 15 de octubre de 2011

Yankees go home

A casa
volver a casa
con todo lo puesto
con las armas
el casco
las balas
Go home
donde tu madre
que no es peligrosa
como esta madre y sus pequeños
te sobará la espalda
de odio y prepotencia
imperial

miércoles, 12 de octubre de 2011

Yo no fui

Hacerse cargo. Esa es la cuestión. Me tienen harto las excusas de que es un movimiento, de que se encolumnan (necesariamente) detrás del poder, de que es abarcativo de derecha a izquierda (o viceversa), de que lo que ayer fueron hoy tienen la libertad de no serlo, de la posibilidad de repudiar lo que antes se bendijo y de sostener que se debe girar, como la Tierra gira alrededor del Sol, cuando el mundo lo ha decidido.
Intento ser algo más claro: muchos de los que forman parte del gobierno de Cristina Fernández (incluída ella misma) sostuvieron y votaron las políticas neoliberales de los años ´90, dejando un tendal de argentinos sin pan y sin trabajo, con terribles consecuencias sociales. Y resulta que ahora, bajo el ropaje de ser nacionales y populares, nos quieren convencer de que ellos (justamente ellos) no tienen absolutamente nada que ver. Ese es el problema: no terminan de asumir sus inequidades pasadas. Mientras tanto, disfrazan los datos oficiales del Indec y sostienen la abundante pobreza actual con planes sociales.
Juro que el día en que uno solo de los funcionarios (otrora menemistas) reconozcan su equivocación, intentaré, de la mano del pensador peronista José Pablo Feinmann, descifrar lo que se esconde detrás del Movimiento Nacional Justicialista.